Barbosa, 100 años: nuevas perspectivas sobre el centenario de un gran portero

Moacyr Barbosa y Clotilde Melônio. Foto: Colección del Museo del Fútbol | Colección Moacyr Barbosa | Fotografía: Derechos Reservados

Hasta hace poco tiempo, cuando se pronunciaba la palabra “Barbosa” en el mundo del fútbol, ​​el recuerdo recuperado relacionaba casi exclusivamente al deportista con el Mundial de 1950. Precisamente, la derrota brasileña ante los uruguayos en el cuadrangular final de esta competición deportiva, que se llevó a cabo no solo en Brasil, sino en el corazón del Estadio de Maracaná, concurrido por unas 200 mil personas. Se trata de un proceso mnemotécnico no espontáneo, fruto de una construcción social de la memoria sobre el “16 de julio”, que aún atribuye a Moacyr el sobrenombre de “portero del Maracanazo”.  

La “invención” de esta historia estuvo a cargo de ciertos agentes, especialmente directores deportivos, periodistas e intelectuales, no casualmente blancos, cuyos discursos, crónicas y narraciones se convirtieron en lugares de memoria. En esta representación del pasado, Barbosa se convirtió en figura central de esta “tragedia” y “trauma” nacional. Todo lo que había hecho el portero en su carrera profesional y en su vida personal fue borrado para considerarlo solo bajo este prisma, reduciendo su existencia al “fracaso del 50” e imputando una culpa que nunca tuvo.  

Dentro de un contexto jactancioso e interpretativo sobre Brasil, el resultado no podía ser otra cosa que una lectura racista. Con el tiempo, incluso los libros que tratan aspectos biográficos de Barbosa terminaron destacando en el título la relación del portero con el Mundial de 1950, como se puede apreciar en: Barbosa: um gol faz cinquenta anos, de Roberto Muylaert, y Queimando através de 50, de Bruno Freitas. Esto incluso se reprodujo en la sala Rito de Passagem, en la exposición de larga duración del Museo del Fútbol, ​​cuando apareció Barbosa en el fatídico momento del segundo gol uruguayo. En la secuencia de imágenes, el portero se mostró de rodillas y con la cabeza gacha.  

La investigación de la exposición temporal Tiempo de Reacción — 100 años del portero Barbosa, que se desarrolló entre junio de 2021 y enero de 2022, tuvo, por lo tanto, la intención de deconstruir esta memoria cristalizada, ofreciendo al público nuevos ángulos sobre la trayectoria de Moacyr, mucho más allá de la citada competencia mundial, en concordancia con el antirracismo. Celebrar su centenario significó recuperar su exitosa carrera y buscar pistas sobre su vida pre y post-futbolista profesional. 

Barbosa con Tiradentes Atlético Clube. Colección del Museo del Fútbol | Colección Moacyr Barbosa | Fotografía: Derechos Reservados

Si, por un lado, perseguimos las huellas del pasado desde su nacimiento en Campinas-SP; en cambio, en sentido contrario, tiramos del hilo de las historias de quienes convivieron con él en sus últimos momentos. A dónde llegaríamos era una incógnita, especialmente dado el corto tiempo de investigación y los desafíos planteados por la pandemia de Covid-19, que restringió nuestra circulación y cerró instituciones en su fase más severa. Los caminos recorridos por la investigación permitieron algunos descubrimientos, levantamiento de imágenes y la construcción de una nueva narrativa sobre el homenajeado.  

En Campinas-SP, por ejemplo, encontramos algunos registros inéditos sobre el portero. Su partida de nacimiento nos permitió dar fe de su nombre oficial (sin el apellido Nascimento reproducido en tantos textos escritos sobre él), además de conocer el lugar donde vino al mundo, en el pueblo obrero de Companhia Mogiana de Estradas de Ferro, empresa donde trabajaba su padre. En el Colégio Técnico Bento Quirino consultamos numerosos libros hasta que encontramos el registro de sus notas en el curso de carpintería, lo que nos permite asegurar que interrumpió su formación a mediados de 1936, es decir, pocos meses después la muerte de su padre. Este hecho lo hizo dejar la casa de su madre y irse a vivir con su hermana mayor en São Paulo-SP. 

Documento de identidad del portero Moacyr Barbosa. Colección del Museo del Fútbol | Colección Moacyr Barbosa | Fotografía: Derechos Reservados

En la capital paulista, a su vez, pudimos ubicar la residencia donde vivió Barbosa y la calle donde jugaba desnudo en su juventud en el barrio Liberdade. Aprendimos y encontramos registros de la historia del Laboratório Paulista de Biologia, el lugar donde trabajaba y para cuyo equipo (LPB) jugaba campeonatos de aficionados en el cambio de las décadas de 1930 a 1940. Y no solo hicimos una visita al Clube Atlético Ypiranga, sino que también documentamos una entrevista con el ex presidente Roberto Nappi, quien lo ayudó y honró en vida. En la colección del CAY vimos enmarcado el primer contrato firmado por el portero como jugador profesional, fechado el 16 de abril de 1942. 

Casa donde vivió Barbosa en el barrio Liberdade, en São Paulo, entre las décadas de 1930 y 1940 | Fotografía: Marcel Tonini
Don Roberto Nappi muestra una placa en honor a los ex atletas de CA Ypiranga, incluido Barbosa, el 26 de mayo de 2021 | Fotografía: Marcel Tonini

Fue en Praia Grande-SP, sin embargo, donde tuvimos las mayores sorpresas y descubrimientos. Allí conocimos y entrevistamos a Tereza Borba, la hija adoptiva de Barbosa, quien convivió con él en los últimos años de su vida. En su casa guarda la colección privada del portero, incluyendo pero no limitado a: documentos personales; más de doscientas fotografías, destacando las antiguas y su vida privada; obsequios y placas en su honor; réplicas tanto de la medalla como de su camiseta en la conquista vasca del Campeonato Sudamericano de Clubes en 1948; una estatua de metal casi de tamaño natural; y un trozo de madera aserrada de Muzambino-MG, posiblemente de una de las porterías del Estadio de Maracaná en el Mundial de 1950. Este objeto en particular se presentó en una vitrina prominente a lo largo de la exposición. No solo es necesario dar un agradecimiento especial, sino también reconocer la atención, el cariño y el cuidado brindado por Tereza. Ella juega un papel central en la reconstrucción de la memoria de Barbosa. 

Tereza Borba y Moacyr Barbosa almorzando en su departamento, finales de los años 90, Praia Grande-SP. Colección del Museo del Fútbol | Colección Moacyr Barbosa | Fotografía: Derechos Reservados

A lo largo de la investigación, se contactó a más de 50 personas de muchas instituciones y se ayudó a recopilar fuentes e información sobre el portero. A esto se suman periódicos, revistas y fotografías recogidos en muchos archivos y bibliotecas, públicas y privadas, con énfasis en: Archivo Público del Estado de São Paulo, Archivo Nacional, Biblioteca Nacional y Centro de Memoria C. R. Vasco da Gama. Los documentos, en general, permitieron descubrir capas de la vida pública y privada de Moacyr Barbosa desconocidas para la mayoría de las personas. Llamamos la atención sus cualidades técnicas como portero que lo elevaron a la selección brasileña, su orgullo de ser subcampeón del mundo, su carácter y perseverancia frente a lo que sufrió después de 1950, su humildad y aporte a la la formación de varios porteros por donde pasó, las amistades tejidas y el trato afectuoso con él, y su alegría y agradecimiento por su trayectoria y vida.  

Todo esto está en oposición directa tanto a ese recuerdo como a la imagen que se tiene de Barbosa. Nos revela lo racistas que aún somos. A él y a todos los negros y negras de Brasil le debemos otras posibilidades, otras narrativas, otras imágenes, bajo perspectivas antirracistas. Necesitamos entender no solo la relación entre memoria e historia, sino también entre tiempos históricos, así como nuestro papel como mediadores de temporalidades. Fue en esta dirección que el Museo del Fútbol revisó la sala Rito de Passagem, retirando la imagen del portero centenario y presentando el siguiente mensaje: “La derrota de Brasil se atribuyó injustamente a Juvenal, Bigode y al portero Barbosa, los tres jugadores negros del equipo de la década de 1950. Perder es parte del juego. Racismo, no”.  

Las colecciones recopiladas en este proceso de investigación ya están disponibles para consulta en el Centro de Referencia del Fútbol Brasileño. 

Moacyr Barbosa, Clotilde Melonio y familiares posan con el Pan de Azúcar al fondo, Rio de Janeiro-RJ, década de 1940. Colección del Museo del Fútbol | Colección Moacyr Barbosa | Fotografía: Derechos Reservados
Tarjeta Barbosa do Ypiranga. Colección del Museo del Fútbol | Colección Moacyr Barbosa | Fotografía: Derechos Reservados

Referencias

ABRAHÃO, Bruno Otávio de Lacerda; SOARES, Antonio Jorge. O que o brasileiro não esquece nem a tiro é o chamado frango de Barbosa: questões sobre o racismo no futebol brasileiro. Movimento, Porto Alegre, v. 15, n. 2, p. 13-31, abr./jun. 2009.

ANTUNES, Fatima Martins Rodrigues Ferreira. Com brasileiro não há quem possa! Futebol e identidade em José Lins do Rego, Mário Filho e Nelson Rodrigues. São Paulo: Ed. da UNESP, 2004.

CAPOVILLA, Maurice. No país do futebol: a tragédia de 1950 e outras histórias (2010), por Luiz Carlos Barreto, Brasil, colorido; preto e branco, 16 min.

CORNELSEN, Elcio Loureiro. A memória do trauma de 1950 no testemunho do goleiro Barbosa. Esporte e Sociedade, Rio de Janeiro, v. 8, n. 21, mar. 2013.

FILHO, Mario. O negro no futebol brasileiro. 4. ed. Rio de Janeiro: Mauad, 2003.

FRANZINI, Fábio. Da expectativa fremente à decepção amarga: o Brasil e a Copa do Mundo de 1950. Revista de História, São Paulo, n. 163, p. 243-274, jul./dez. 2010.

FREITAS, Bruno. Queimando as traves de 50: glórias e castigo de Barbosa, maior goleiro da era romântica do futebol brasileiro. Rio de Janeiro, iVentura, 2013.

FURTADO, Jorge; AZEVEDO, Ana Luiza. 1988. Barbosa. Brasil, curta-metragem, colorido; preto e branco, 13 min.

GUILHERME, Paulo. Goleiros: heróis e anti-heróis da camisa 1. São Paulo, Alameda, 2006.

HALBWACHS, Maurice. A memória coletiva. São Paulo: Centauro, 2006.

HEIZER, Teixeira. Maracanazo: tragédias e epopeias de um estádio com alma. Rio de Janeiro, Mauad, 2010.

HOBSBAWM, Eric; RANGER, Terence. A invenção das tradições. Rio de Janeiro: Paz e Terra, 1997.

HOLLANDA, Bernardo Borges Buarque de. Genealogia da derrota: a reedição do livro O negro no futebol brasileiro e a construção do significado da Copa do Mundo de 1950 para o Brasil. Mosaico, Rio de Janeiro, v. 8, n. 12, p. 202-225, 2017.

JAL & GUAL. A história do futebol no Brasil através do cartum. Rio de Janeiro: Bom Texto, 2004.

LE GOFF, Jacques. História e memória. Campinas: Ed. da Unicamp, 2003.

MATTOS, Helvídio. 1994. A Copa de 1950. Brasil, colorido; preto e branco, 40 min.

MORAES NETO, Geneton. Dossiê 50: os onze jogadores revelam os segredos da maior tragédia do futebol brasileiro. Rio de Janeiro: Objetiva, 2000.

MOURA, Gisella de Araújo. O Rio corre para o Maracanã. Rio de Janeiro: FGV, 1998.

MUYLAERT, Roberto. Barbosa: um gol faz cinqüenta anos. São Paulo: RMC, 2000.

NORA, Pierre. Entre memória e história: a problemática dos lugares. Projeto História, São Paulo, n. 10, p. 7-28, dez. 1993.

PERDIGÃO, Paulo. Anatomia de uma derrota. 2. ed. Porto Alegre: L&PM, 2000.

POLLAK, Michael. Memória, esquecimento, silêncio. Estudos Históricos, Rio de Janeiro, v. 2, n. 3, p. 3-15, 1989.

RICOUER, Paul. A memória, a história, o esquecimento. Campinas: Ed. da Unicamp, 2007.

RODRIGUES, Nelson. A pátria em chuteiras. Rio de Janeiro: Nova Fronteira, 2013.

SIMON, Luís Augusto. Os 11 maiores goleiros do futebol brasileiro. São Paulo, Contexto, 2011.

VASCONCELLOS, Jorge. Recados da bola: doze depoimentos dos mestres do futebol brasileiro. São Paulo: Cosac Naify, 2010.

 

Marcel Diego Tonini

Investigador senior del Centro de Referencia del Fútbol Brasileño. Investigadora de exposición temporal Tiempo de Reacción — 100 años del portero Barbosa. 

Page Reader Press Enter to Read Page Content Out Loud Press Enter to Pause or Restart Reading Page Content Out Loud Press Enter to Stop Reading Page Content Out Loud Screen Reader Support
-->